La salud pública se ve afectada en gran manera por el consumo de alcohol

El uso desmedido del alcohol es un tema recurrente en diversas sociedades, incluso ha llegado a convertirse en un problema de salud pública siendo considerado como uno de los factores de riesgos más prominentes al referirnos a incapacidad y muertes prematuras.

Al convertirse en nocivo por su alto consumo, el alcohol acarrea problemas de orden público y social, razón por la que se considera el tercer factor con mayor riesgo en las personas, tanto, que según las estadísticas para el año 2009 se registraron al menos  2,25 millones de muertes prematuras, presentándose como un 4,5% de la carga mundial de morbilidad, aun cuando también posee gran cantidad de efectos beneficiosos cuando su consumo es moderado, algo comparable con los beneficios y riesgos de realizar amarres de amor con los que no se tiene garantía de su efectividad. 

¿En qué consiste el alcoholismo?

Cuando hacemos referencia al alcoholismo este se trata de una enfermedad en la que se padecer una ineludible necesidad de consumir alcohol etílico, conduciendo a una dependencia orgánica que se manifiesta por medio de síntomas específicos  como la abstinencia cuando su ingesta no es posible. El límite no es reconocido cuando se trata de una persona alcohólica y ello es porque no tiene básicamente un control de su consumo, el cual se eleva con el transcurrir del tiempo acompañado del incremento de su tolerancia. 

El origen de la adición aun es desconocida aunque a ella se le pueden atribuir diversos factores que podrían ser relevantes en  su aparición como lo son algunas evidencias que sugieren que si se proviene de una madre o padre con alcoholismo, este podría presentarse en mayor medida, además de una disposición al mismo si se padece de estrés. O bien, a la presencia de determinados genes con los que el riesgo podría incrementarse más allá del entorno, la familia o las campañas publicitarias a su favor.  

Algunos acotan que los cuadros de ansiedad podrían ser aliviados con este tipo de ingesta, al igual que la depresión, las relaciones interpersonales, la baja autoestima y la búsqueda de la aceptación social.

Contexto social del consumo de alcohol   

Al realizar un registro con las características, los niveles y el contexto social donde se consumen, estas varían según la región, el país y la comunidad, pero las consecuencias negativas a nivel mundial indudablemente son las mismas. 

En la actualidad cualquier estimación que se realice en función a las enfermedades producto del consumo de alcohol solo arrojan estadísticas parciales de su impacto verdadero. Existe con ello, una gran cantidad de estudios que revelan la relación entre el consumo de alcohol y el contagio de enfermedades infecciosas como el conocido VIH/SIDA, así como de la tuberculosis. 

Además de daños sociales, también el alcohol tiene alcances económicos

Son diversos los daños a los que conlleva la ingestión de alcohol y ello incluye el daño social y exorbitantes costos económicos que de manera general no se cuantifican al momento de realizar estadísticas que se relacionan con las enfermedades a lo que éste da pie. Y por si este flagelo no fuese poco, a él se le suman la pobreza, las disparidades sanitarias entre los países y a nivel personal conjuntamente como el aislamiento social.

Publicado en Sin categoría.